domingo, octubre 04, 2009

Desata el alma mía


Ser una de las tantas que corresponde a su cariño. Ser la pequeña gota que saciara aquel destino, y que propicie, entonces, calma al espíritu. Pequeña luz que se irradia en su rostro y muestra de a poco el consuelo del tiempo, que determina el cansancio que no viene a menos, y demuestra que el hombre sigue siendo complejo.

Te aturde la brisa de la penumbra del día que se acontece en la noche y el de mañana fría. Que acaricie sus cabellos con un brote constante de ternura y placer que se inserta en su vida. Y va tomando de a poco su rostro y lo acerca al suyo, se detiene un instante y le sacude el instinto, ahora esta listo, y su cabello es tan liso.

Se sonrojan sus rostros, y se acelera el pálpito de corazones ahora más que nunca ensordecidos. Es el gusto, la mercancía. Es la nostalgia del alma mía. Y si solo es un beso, ¿qué es eso?.. Eso que acompleja y mata para luego; para luego ir desde el mismo dolor y desconsuelo al mismísimo hecho de hallarse en el firmamento.

0 comentarios:

 
LA MUSA © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina